La figura del autónomo colaborador

Un autónomo colaborador es un familiar de un trabajador autónomo que conviven y trabajan juntos, ya sea su cónyuge o familiar de hasta segundo grado de consanguinidad.

¿Puede cualquiera ser autónomo colaborador?

No. Es necesario cumplir una serie de requisitos para ser autónomo colaborador. Aparte del anterior que ya comentábamos, es necesario que estén ocupados en su centro de trabajo de forma habitual (no se trate de una colaboración puntual) y que la persona no esté dada de alta como trabajador por cuenta ajena.

¿Qué obligaciones fiscales debe cumplir el autónomo colaborador?

Los autónomos colaboradores tienen una cotización distinta a la del resto de autónomos. Por ejemplo, está exento de las obligaciones fiscales trimestrales, y por tanto, no está obligado a presentar las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF, obligaciones que van a parar al autónomo titular del negocio. De manera que el autónomo colaborador únicamente deberá presentar de forma anual su declaración de IRPF, como cualquier otro trabajador, y pagar los impuestos que correspondan.

¿El autónomo colaborador tiene alguna bonificación?

Sí. Además de las menores obligaciones fiscales que deberá cumplir, el autónomo colaborador tiene algunas bonificaciones, la más relevante, la bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante 18 meses para nuevas altas.

¿Tienes alguna pregunta más? En ese caso, desde la asesoría online Lafisco, estaremos encantados de poder ayudarte sin ningún tipo de compromiso. Contacta ahora con nosotros.